Última Hora

Adrenalina al máximo, emoción y... una clara conciencia de que se violentarán las normas y disposiciones que prohíben a cualquier persona subir hasta el cráter del volcán Arenal, en La Fortuna de San Carlos.

Esto es lo que se refleja en un video que circula en redes sociales desde hace tiempo, en el que se observa a un grupo de amigos planear su ascenso por este coloso de 1.670 m.s.n.m. 

Lo más delicado no solo es la planificación de esta "aventura", sino que estas personas logran su cometido sin mediar en el peligro al que se expusieron ante el eventual desprendimiento de rocas.

Wilson Barrantes, director del Área de Conservación Arenal y Huetar Norte, reconoció la existencia de este problema, en el que además -dijo- están involucrados empresarios de la zona.

Tanto así que su dependencia logró interponer dos denuncias penales contra empresarios que promueven la ilícita actividad que, lamentablemente, no castiga ni sanciona a quienes suben el coloso, como en el caso de los amigos que se ven en el video que acompaña estas líneas.

"Sí, hay un vacío en la ley; los responsables de las diferentes áreas de conservación lo hemos conversado y hemos sugerido propuestas de modificación a la ley ambiental porque ciertamente no hay sanciones", explicó.

Mientras exista este vacío Barrantes aseguró que su dependencia no bajará los brazos en evitar que más personas suban el volcán, aunque sabe que existen puntos de acceso "ciegos" que son aprovechados, en especial durante las noches y madrugadas.

Lo más lamentable expuesto por Barrantes es que su dependencia ha encontrado a niños, mujeres embarazadas y adultos mayores en los surcos del volcán, a quienes han tenido que atender.

Barrantes lamentó que hay empresarios que ofrecen "paquetes especiales" a turistas de España, México y Estados Unidos -entre otros países- para que suban el volcán, sin advertir que se trata de un actividad prohibida y muy peligrosa.

Se estima que los turistas han llegado a pagar hasta $50 por subir el volcán.

En noviembre del año pasado cuatro turistas holandeses y un supuesto guía estuvieron atrapados más de 10 horas en el cono del volcán producto de un derrumbe. 

En este operativo participaron 20 rescatistas que dedicaron más de 13 horas -y recursos económicos- en atender y rescatar a estas personas.

Barrantes afirmó que su dependencia trabaja de la mano de la Policía Turística, Fuerza Pública y la cámara turística de la zona para generar mayor conciencia sobre los riesgos de realizar esta actividad ilegal.

Pero también para frenar a quienes la hacen amparados en el vacío legal y la escasez de recursos oficiales.