Última Hora

La derrota del París SG, frente al Real Madrid el martes por la noche en los cuartos de la Champions League, fue especialmente dolorosa para dos espectadores de los casi 50.000 que asistieron al encuentro en el Parque de los Príncipes.

Esta derrota parece un magro retorno a los más de mil millones de euros que invirtió Qatar Sports Investments (QSI) desde que compró el club francés en 2011.

Este debía ser además el año del club, que desembolsó astronómicos montos, 499 millones de dólares, para contratar al brasileño Neymar y a la joven estrella francesa Kylian Mbappe.

Pero el PSG no logró alcanzar su meta, en un momento crucial para Catar que se encuentra aislado de sus vecinos del Golfo por un conflicto político.

¿Cómo va a responder Catar?

Los que conocen la trastienda del PSG aseguran que de ninguna manera Catar se desvinculará del club.

"La inversión fue importante y seguirá su curso", dijo una fuente cercana al club.

Nasser Al-Khelaifi, que es presidente de QSI así como del PSG, compañero de tenis del actual emir de Catar, lamentó después del partido la derrota del club y habló de tomar tiempo para reflexionar.

"A corto plazo, la estrategia de propulsar al club con Neymar, parecería agotada", dijo Simon Chadwick, profesor de emprendimientos deportivos de la universidad británica de Salford y miembro de un centro de reflexión de deporte del gobierno catarí.

"A largo plazo se tratará más bien de, con calma, seguir adelante", añadió.

El éxito "requiere inversión sostenida en talentos y desarrollo", dijo, y no sólo la contratación de un nombre conocido.

La paciencia, al parecer, no es una virtud en el fútbol moderno, la experiencia de clubes como Chelsea y el Manchester City, que recibieron cuantiosas inversiones, demuestran que lleva tiempo a un equipo afianzarse para evolucionar entre los mejores de Europa.

Para aquellos que están con el día a día del PSG, la reflexión tras la derrota frente al Real Madrid gira en torno a qué es lo que hay que hacer con el director técnico, Unai Emery, y con Neymar.

Jonathan Johnson, especialista del fútbol francés, estima que esta derrota hará "rodar cabezas" y que incluso Khelaifi podría tomar medidas más drásticas.

La diplomacia a través del deporte.

Para Catar, qué hacer con el PSG parece entrar dentro de consideraciones mayores, políticas, diplomáticas y financieras.

El emirato utilizó el deporte en el marco de una política de influencia para mejorar su imagen a nivel mundial.

Sus esfuerzos alcanzaron su punto máximo con el PSG y la obtención de la organización del Mundial de Fútbol de 2022.

"En general, no hay duda de que los seis años de participación de Catar en el PSG fueron un éxito para su política de 'soft power'", estimó Christopher Davidson profesor de Medio Oriente en la universidad de Durham.

Mil millones de euros es mucho dinero, pero representa sólo una quincena de días de gasto para Catar en los preparativos del mundial.

Y a pesar de las importantes reservas de gas del emirato, el boicot regional de sus rivales afecta la economía catarí.

"El bloqueo económico afecta y no se vislumbra aún el fin", dijo Davidson.