Última Hora

El caso del niño de cinco años cuya madre aseguraba que había sido diagnosticado con cáncer, llegó a conocimiento del Patronato Nacional de la Infancia desde el 1 de marzo.

El Hospital de Niños alertó al PANI luego de que descartara alguna enfermedad terminal en el pequeño.

Desde entonces el Patronato sacó al menor de su casa y lo entregó al papá, quien goza de la guarda y crianza mientras el caso está en investigación.

La sospechosa es una mujer de apellidos Barboza Redondo vecina de Cinco Esquinas de Tibás y quien asegura ser modelo.

El PANI solicitó a la Caja Costarricense de Seguro Social, una evaluación psiquiátrica para la modelo, por haber fingido la enfermedad terminal de su hijo.

Fuentes allegadas al caso contaron que la separación entre la madre y el padre del menor, la habría motivado a inventar el cuadro terminal del menor.

La sospechosa suministraba medicamentos que provocaban un severo cuadro de adormecimiento al niño, situación que tenía muy preocupado al papá.

La unidad operativa de dirección funcional del Ministerio Público, informó que mantiene abierta la investigación contra la modelo por los delitos de uso de documento falso y abuso de patria potestad.