Última Hora

Uno de los siameses separados, Ezequiel, ya no requiere de máquinas que lo ayuden a respirar, en tanto su hermano Samuel se ha mantenido muy activo.

La estabilidad que ha mantenido dentro de su condición delicada permitió que Ezequiel fuera llevado a la sala de operaciones para curación.

Por otro lado, los médicos informaron que Samuel mueve sus manos y piernas, lo cual es signo de  mejoría.

El fin de semana anterior ambos iniciaron el proceso de fisioterapia.

Según informa el Hospital de Niños, la condición sigue siendo delicada pero sus signos se mantienen estables.

Los dos pequeños fueron separados en una cirugía de más de 12 horas entre el viernes y sábado antepasados.

Los dos nacieron unidos por su cabecita en diciembre del 2015 y, desde entonces, habían estado sometidos a rigurosos exámenes y una que otra intervención menor.