Última Hora

El director ejecutivo de la federación inglesa de futbol (FA, Football Association), Martin Glenn, se disculpó este lunes por meter en el mismo saco a la esvástica y a la estrella de David judía, en unos comentarios sobre el lazo independentista de Pep Guardiola.

"Hablaré con el Consejo de la dirección judía y (con la organización antirracista) Kick It Out para disculparme personalmente", dijo Glenn en un comunicado.

Simon Johnson, director del Jewish Leadership Council (Consejo de dirección judía) y ex directivo de la FA, había tildado las declaraciones de Glenn de "ofensivas e inapropiadas".  

Glenn trataba de justificar el expediente sancionador al entrenador español del Mánchester City por llevar en su solapa un lazo amarillo, el símbolo elegido por los independentistas catalanes para reclamar la liberación de cuatro dirigentes encarcelados por los hechos que rodearon a la declaración de independencia de octubre.

"Reescribimos la Ley 4 del deporte para que cosas como la amapola sean válidas, pero no cosas que sean profundamente divisivas", dijo Glenn en Zúrich, aludiendo a la flor que llevan los británicos para recordar a los soldados caídos en la Primera Guerra Mundial.

Por cosas divisivas, dijo Glenn, se refería a "fuertes símbolos religiosos, como podría ser la estrella de David, podría ser la hoz y el martillo, la esvástica, como llevar a (el ex presidente zimbabuense) Robert Mugabe en tu camiseta: son cosas que no queremos".

"Para ser honesto, y muy claro, el lazo amarillo de Pep Guardiola es un símbolo político, es un símbolo de la independencia catalana, y puedo aseguraros que hay muchos más españoles, no catalanes, a los que les irrita".

Guardiola tiene hasta las 18H00 (locales y GMT) de este lunes para responder a la acusación de vulnerar las reglas de la FA portando un símbolo político.

Tras rechazar inicialmente a dejar de llevar el lazo en los partidos, Guardiola se mostró abierto a renunciar a él si se lo piden los dirigentes del City.

"Creo que es algo que no va a pasar, pero si ellos (los responsables del club) lo dicen, lo aceptaré. Son los jefes. El club es más importante que mi opinión personal", manifestó el 28 de febrero.