Última Hora

El negocio de las franquicias va en aumento en el país. Le mostramos un ejemplo de cómo estos negocios ganan terreno entre los microempresarios.

El más reciente local que abrió la franquicia costarricense Stattoos está en Pinares de Curridabat.

Aunque parece poco convencional, este estudio de tatuajes forma parte de una franquicia de capital costarricense.

Desde hace dos años su propietario, Sergio Solórzano, se aventuró en el mundo de las franquicias y decidió apoyarse en una marca reconocida para iniciar su negocio.

Como este caso cientos de pequeños y medianos empresarios apuestan por las franquicias para iniciar los negocios.

Es por esto que los dueños de locales impulsan además estrategias de crecimiento por medio de redes sociales.

Según el más reciente estudio de franquicias del país, este modelo de negocio mantiene un crecimiento del 137% desde el año 2010.