Última Hora

21 magistrados de la Corte Suprema de Justicia pidieron este viernes a la Asamblea Legislativa, despedir de su cargo al magistrado Celso Gamboa.

La solicitud para revocarlo fue entregada en horas de la mañana del viernes a la secretaria del Congreso.

Los magistrados consideran necesario el despido de Gamboa, para que continúe la investigación de aparentes anomalías en las que habría incurrido en el caso del cemento chino.

Gamboa está suspendido de su cargo desde octubre, mientras que el empresario Juan Carlos Bolaños, quien pidió el préstamo para la importación del cemento chino, está en prisión preventiva desde noviembre.

Para tomar esta decisión los magistrados tomaron en cuenta un viaje que gamboa realizó con Bolaños a Panamá en el 2016.

Ahora el plenario legislativo debe nombrar una comisión que analice el informe de solicitud de la Corte.

Luego esta comisión remitirá una recomendación para que el mismo plenario vote a favor o en contra de despedirlo.

Antecedente

Los diputados de la Asamblea Legislativa decidieron este jueves por mayoría levantarle la inmunidad al magistrado suspendido.

Con 45 votos favorables de 46 posibles los legisladores resolvieron responder a la solicitud de la Corte Suprema de Justicia, que pidió retirarle el fuero de protección al funcionario para que este respondiera a las acusaciones de tráfico de influencias que le investiga el Ministerio Público.

Esto significa que Gamboa deberá enfrentar la causa penal por supuestamente haber facilitado que se eliminara el nombre del alcalde de San José Johnny Araya en un expediente judicial en el que se le investigaba.

El único diputado que se abstuvo de votar entre los presentes en el plenario fue el libertario Otto Guevara, quien se negó a participar de la decisión alegando irrespeto al reglamento legislativo al realizar la votación de manera pública y no secreta como indica el código.

Otros, como Óscar López del PASE, abandonaron el plenario a manera de protesta.

Horas antes, 31 legisladores habían votado a favor de una moción que permitía que la votación fuera nominal. 

La decisión fue cuestionada por un grupo de diputados que aseguró que votar de esa manera podría acarrear vicios de nulidad y con esto dejar sin efecto la votación.

Otros como Edgardo Araya (Frente Amplio), adujeron que existe jurisprudencia de la Sala Constitucional que avala el voto público, tal y como sucedió en el sonado caso del exmagistrado Óscar González.

Defensa

Celso Gamboa envió este jueves una carta a la fiscal general interina, Emilia Navas, donde le advertía que las intenciones del plenario podrían dejar sin efecto la votación.

En la misiva el magistrado suspendido también le solicitaba a Navas intervenir ante el presidente de la Asamblea Legislativa, Gonzalo Ramírez, para evitar que la votación se llevara a cabo de esta forma.

La intención, según sus detractores, podría permitir que los diputados votaran en contra del levantamiento del fuero sin miedo al señalamiento público. El magistrado insistió que se trataba de respetar la ley y el proceso.

El martes Gamboa había comparecido ante los diputados por 30 minutos, un espacio que aprovechó para exigirles a los legisladores respetar sus derechos y “abstenerse de meterse en los procesos judiciales” que se siguen en su contra.

“No vengo a pedir clemencia ni indulgencia, vengo a exigir respeto por mis derechos fundamentales, a pedirles que respeten la democracia más robusta del área. No exijan a los tribunales de justicia, no se metan en los procesos judiciales”, había dicho.

“Le voy a demostrar a Emilia Navas que ni Johnny Araya ni Celso Gamboa son traficantes de influencias. Voy a luchar porque las cosas que he sufrido yo, mi familia y la gente que me quiere, sean resarcidas en su debido momento”, adelantó.

El magistrado también aseguró que los legisladores violentaron el secreto judicial al revelar detalles de su caso a la prensa que permitió adelantar criterios.

“No se vale la mano peluda en los procesos judiciales”, dijo enérgico Gamboa.