Última Hora

Una adulta mayor fue brutalmente golpeada por sus familiares y a los agresores no les dictaron medidas cautelares. Además, denuncia falta de ayuda del Conapam.

Se trata de doña Elizabeth Marín, una adulta mayor, extrabajadora del PANI y quien se dedica a cuidador personas con discapacidad.

En su rostro se reflejan los golpes que recibió por parte de un nieto y una nuera el pasado 14 de febrero.

Ese día la golpearon de tal forma que su rostro quedó cubierto de sangre y sus ojos prácticamente cerrados.

Ella denunció a los agresores, sin embargo, las medidas cautelares que dictaron contra ellos no son suficientes ya que la mujer vive a escasos metros de las víctimas.

Ella asegura que no recibió apoyo en los tribunales de justicia ni en el Conapam.

Por su parte, el Consejo Nacional del Adulto Mayor señaló que iniciará una investigación y brindará todo el apoyo legal a la mujer agredida.

Los agresores son un joven de 17 años de apellidos Reyes Vásquez que tiene una restricción para llegar a la casa de la víctima y una mujer de apellidos Vásquez Martínez que no tiene medidas cautelares.