Última Hora

Internacional

Condenan en EEUU a narcotraficante Reina del Pacífico a 70 meses de cárcel

El juez federal Michael Moore sentenció a Ávila Beltrán a 70 meses de cárcel -cinco años y 8 meses de prisión-.

AFP Agencia Hace 7/25/2013 6:41:00 PM

MIAMI, 26 julio 2013 (AFP) - La narcotraficante mexicana Sandra Ávila Beltrán, conocida como "La Reina del Pacífico", fue sentenciada el jueves en una corte federal de Miami a 70 meses de cárcel por asesoramiento a otro capo de la droga, pero el juez consideró su pena cumplida en México y será deportada próximamente.

El juez federal Michael Moore sentenció a Ávila Beltrán a 70 meses de cárcel -cinco años y 8 meses de prisión-, pero tomó en cuenta los casi cinco años servidos en México más los 11 meses que ha estado encarcelada en Florida después de su extradición desde su país el año pasado.

Avila Beltrán, de 52 años de edad, quien fuera una figura prominente del cartel de Sinaloa, llegó a un acuerdo con la fiscalía por lo que fue condenada por un solo cargo: Asesoramiento a un narcotraficante para evadir la justicia, en referencia a su expareja sentimental, el colombiano Juan Diego Espinosa, alias "El Tigre", figura clave entre el cartel de Sinaloa y el del Norte del Valle, en Colombia.

"Son 70 meses que cuentan desde el 28 de septiembre de 2007 cuando fue encarcelada en México, por lo tanto desde el próximo fin de semana ella podría quedar en libertad", explicó el abogado de Ávila Beltrán, Stephen Ralls, una vez conocida la sentencia.

Con el uniforme beige de los reclusos y grilletes en los pies, "La Reina del Pacífico" sonrió al escuchar la condena que la dejará bajo la órdenes de los servicios migratorios estadounidenses en los próximos días para ser luego deportada a México.

"Esperamos que este proceso se tome más o menos un mes", indicó en español el abogado defensor, que trabaja en Arizona (suroeste de Estados Unidos).

En México, un vocero de la Procuraduría (fiscalía) General de la República confirmó a la AFP que "Ávila no tiene ningún proceso pendiente en México por lo que quedaría en libertad".

Avila Beltrán fue acusada en Estados Unidos de conspirar para importar a Estados Unidos hasta cinco kilogramos de cocaína entre 1999 y 2004 y de otro cargo por distribución de cocaína durante el mismo periodo.

Sin embargo, a principios de este año se declaró culpable de estos cargos para llegar a un acuerdo con la fiscalía que no consideró las acusaciones más serias.

La acusada corría el riesgo de ser condenada hasta 15 años de cárcel.

"Creemos que es un éxito para Sandra Ávila Beltrán porque tiene muchos años peleando su inocencia en los hechos de narcotráfico que se le adjudican", dijo su abogado.

Con el pelo largo canoso y muy bien peinado, Ávila Beltrán agradeció con una señal de abrazo y una sonrisa a unos parientes que se emocionaron hasta las lágrimas al escuchar la sentencia que la devolverá muy pronto a su país, presumiblemente a la ciudad de Guadalajara, donde está su familia.

"Es un día muy feliz, es lo único que vamos a decir", dijo una mujer joven, identificada por el abogado como la sobrina de la acusada, que se negó a dar su nombre a la prensa afuera de los tribunales en el centro de Miami.

La fiscal federal Cinthya Wood resaltó el apoyo que brindó a las autoridades estadounidenses Ávila Beltrán en los últimos meses, pero dijo al juez que hubiera esperado que pasara más tiempo en una cárcel federal.

La "Reina del Pacífico" cobró fama cuando al ser detenida en septiembre de 2007 posó con una retadora sonrisa frente a las cámaras que la ficharon.

De grandes ojos negros, fue bautizada como "la Reina del Pacífico" por un "narcocorrido" hecho en su honor antes de la detención. Este género musical narra hazañas de narcotraficantes, sus aventuras, amores y enfrentamientos con policías y militares.

Pero la leyenda sobre su persona creció al ser considerada como la mujer que inspiró la novela "La reina del sur", del escritor español Arturo Pérez-Reverte, luego versionada en una popular telenovela para el mercado hispano en Estados Unidos.

Los abogados mexicanos de Ávila Beltrán pelearon a toda costa para que no fuera extraditada a Estados Unidos, considerando que los delitos por los que era requerida ya habían sido objeto de un proceso judicial en México.

El tratado entre México y Estados Unidos establece que no se puede conceder la extradición si ya hubo sentencia en el otro país sobre los delitos por los que es requerida la persona.

Poco después de su arresto en 2007, fue detenido su exnovio Juan Diego Espinosa, que cumple condena en Estados Unidos luego se ser extraditado en diciembre de 2008.