Última Hora

Curiosidades

5 cosas que muchos desconocen sobre cómo se hacen los bebés

Según el autor , Robert Marín, los antecedentes evolutivos de la reproducción humana pueden aclarar muchos de los misterios más íntimos de la vida.

Gabriela Badilla, CNN Hace 7/24/2013 12:52:00 PM

Una publicación de la CNN enumera las cinco cosas que muchas personas desconocen sobre cómo se hacen los bebés.

Según el autor , Robert Marín, los antecedentes evolutivos de la reproducción humana pueden aclarar muchos de los misterios más íntimos de la vida.

La publicación desarrolla en cinco preguntas datos sobre nuestra cronología reproductiva que están detrás de las células sexuales, del comportamiento de apareamiento, la gestación y la forma como cuidamos a nuestros bebés.

¿Por qué los testículos de los hombres se encuentran en el exterior del cuerpo?

La explicación más aceptada para el descenso de los testículos es que está relacionado con la elevada temperatura corporal típica de los mamíferos. Sabemos que cuando los testículos de un hombre permanecen dentro de la cavidad corporal, se produce infertilidad,
una temperatura más baja favorece el almacenamiento de espermatozoides.

Pero, está claro que la producción de espermatozoides puede ocurrir dentro del cuerpo, ya que algunos mamíferos como los delfines, los rinocerontes y los elefantes producen espermatozoides aunque sus testículos no descienden.

¿Cuántos espermatozoides se necesitan para garantizar la fertilización?

Solo se necesita un espermatozoide para fertilizar un óvulo. De hecho, es desastroso cuando dos o más espermatozoides fertilizan un óvulo, porque solo debe haber un paquete de cromosomas paternos.

Sin embargo, la eyaculación humana promedio contiene 250 millones de espermatozoides. Solo unos cientos de los millones de espermatozoides que se eyaculan terminan cerca del óvulo. Parte de esa disminución sirve para eliminar los espermatozoides no aptos.

¿Es cierto que el conteo de espermatozoides humanos está disminuyendo?

Desde 1974, varios estudios han indicado que el conteo de espermatozoides en los humanos ha disminuido a casi la mitad en varias poblaciones industrializadas durante los últimos 60 años, más o menos.

No obstante, esta conclusión ha sido cuestionada por muchas razones, entre ellas que hay diferencias muy marcadas entre la incidencia y el momento cuando se presenta en las diferentes regiones.

Se han usado los mismos métodos de conteo para estudiar los conteos de espermatozoides en animales de granja como reses, ovejas y cerdos, y no se ha presentado un decremento. Los conteos de espermatozoides en humanos no se han reducido a un nivel que amenace gravemente la fertilidad.

Lo más preocupante en este punto es que la reducción en los conteos de espermatozoides va acompañada de un notorio aumento en las anormalidades en el sistema reproductor masculino.

¿Hay un periodo fértil específico en el ciclo de una mujer?

Desde la década de 1930 el pensamiento y acción médicos se han basado en el modelo del “temporizador ovular” del ciclo menstrual humano (también llamado "método del ritmo"), en el que la ovulación y la concepción ocurren regularmente cerca de la parte media del ciclo.

Esta noción es una simple abstracción estadística. Los ciclos menstruales muestran una variación considerable tanto en duración que rutinariamente va de tres a cinco semanas como en el momento cuando se presenta la ovulación en referencia a la menstruación.

Varios estudios llegan a la conclusión de que los espermatozoides se almacenan en el útero humano, probablemente en criptas en el cuello uterino. Esto significa que si una mujer ovula en el día 1, puede tener coito en el día 10 y de ello concebir un bebé.

Esto presenta grandes cuestionamientos con respecto al “método anticonceptivo del ritmo”, según el cual los espermatozoides sobreviven solo durante dos días y los óvulos tienen una vida útil limitada de un día.

¿Por qué el parto humano es tan largo y doloroso?

El parto humano es un proceso desafiante que usualmente dura varias horas, y no una o dos como en los demás primates. Esto se debe a que nuestros recién nacidos son inusualmente grandes (dos veces más grandes que los bebés de los grandes simios) y tienen un cerebro particularmente grande.

La selección natural ha actuado en contra de las cabezas demasiado grandes y de los canales de parto pequeños. Sin embargo, en el humano esta selección ha creado ajustes tan limitados, que el cerebro humano tiene que crecer inusualmente después del parto. En otros primates, el cerebro del recién nacido mide la mitad de lo que medirá en su adultez, pero en los humanos es solo una cuarta parte.

Así, a pesar del gran tamaño de los recién nacidos humanos y de su cerebro, se necesita un rápido crecimiento cerebral adicional después del parto.