Última Hora

La Federación Costarricense de Ciclismo (FECOCI) reaccionó ante el escándalo de dopaje que involucra a doce ciclistas que tuvieron controles analíticos adversos en la pasada Vuelta a Costa Rica.

Entre los señalados se encuentra el campeón de la Vuelta Juan Carlos Rojas, que por su reincidencia en asuntos de dopaje se estaría enfrentando a una sanción de ocho años, según la notificación enviada por la Unión Ciclista Internacional (UCI).

El resto de implicados: César Rojas, Leandro Varela, Vladimir Fernández, José Alexis Villalobos, Jason Huertas, José Irías, Gabriel Eduardo Sánchez, Melvin Mora, Kevin Murillo y Jordi Sandoval se exponen a una sanción de cuatro años. 

Tras ser informados sobre los resultados, los ciclistas tendrán siete días para decidir si piden la apertura de la contramuestra o no, explicó el comisionado César Sánchez en conferencia de prensa.

Pero el proceso no es sencillo. En caso de aceptar la apertura de la contramuestra cada ciclista deberá viajar al laboratorio en Salt Lake City (Estados Unidos), preferiblemente con un representante de la FECOCI, para que se lleve a cabo el proceso.

Esto significa una inversión económica importante para el ciclista o sus patrocinadores, pues son ellos los responsables de cubrir todos los gastos.

De no hacerlo, la UCI seguirá con el análisis de cada uno de los casos y habrá que esperar varios meses para conocer la resolución en firme.

Según detallaron los mismos representantes de la FECOCI, los 12 resultados analíticos adversos, once con la sustancia conocida como CERA y uno con EPO, se realizaron el pasado 22 de diciembre.