Última Hora

Un terremoto sacude el ciclismo costarricense. Este miércoles la Unión Ciclista Internacional (UCI) confirmó que 12 corredores dieron positivo por EPO en los controles antidopaje practicados durante la pasada Vuelta a Costa Rica, entre ellos Juan Carlos Rojas, ganador por sexta vez del giro tico.

¿Pero en qué consiste el dopaje por EPO y qué implica para los ciclistas?

La eritropoyetina, conocida como EPO, es una hormona producida por el riñón que estimula la producción de glóbulos rojos que transportan el oxígeno a las células del organismo.

Dicha sustancia nació de forma sintética en los 80’s para ayudar a los enfermos renales a conseguir niveles normales de hemoglobina.

A mayor cantidad de glóbulos rojos, mayor cantidad de oxígeno que llega a las células, lo que se transforma en aumento significativo del rendimiento físico, incrementando también la resistencia aeróbica.

Según asegura el diario español El País, la EPO era “indetectable hasta el año 2000”, y uno de los tipos de dopajes “más utilizados por los atletas”.

“Se suele inyectar en el abdomen, en competición o en las semanas previas a la prueba”, asegura el medio español.

Entre los casos más famosos por dopping de EPO destaca el caso Festina en 1998 durante el Tour de Francia de ese año, cuando la policía francesa interceptó a uno de los vehículos del equipo con un cargamento de sustancias dopantes, entre ellas la EPO.

Además del mayor caso de dopaje en la historia del ciclismo, como lo fue la confirmación del uso de sustancias prohibidas (entre ellas EPO) por parte de Lance Armstrong en el 2013.

De la misma forma en que fueron evolucionando los controles antidopajes, también evolucionaron las formas de dopaje y así nació la EPO Cera, sustancia por la cual se sospecha de un positivo a 11 ciclistas costarricenses según la UCI.

La EPO Cera (hermana mayor del EPO) es considerada de tercera generación y cuenta con algunas “ventajas” de sus predecesoras, entre ellas que perdura durante mucho más tiempo en el organismo (135 horas), necesita menos dosis de inyecciones, provoca menor secreción en la orina y ayuda a no portar inyectables encima.

Sin embargo, un análisis del doctor Milton Pinedo del diario Listín de República Dominicana indica que las altas dosis podrían generar efectos secundarios como mayor viscosidad en la sangre por mayor producción de glóbulos rojos, lo que dificulta la circulación y podría provocar accidentes cerebrovasculares y hasta la muerte.

Según dio a conocer la UCI este miércoles once de los ciclistas implicados (Juan Carlos y César Rojas, Leandro Varela, Vladimir Fernández, José Alexis Rodríguez, Jason Huertas, José Irías, Gabriel Marín, Melvin Mora, Kevin Murillo y Jordy Sandoval) tuvieron pruebas adversas por EPO Cera. 

Solo a Jean Carlo Padilla se le detectó EPO.

Estas pruebas se efectuaron el 22 de diciembre durante una cronoescalada individual entre Palomo y Paraíso de Cartago, que tuvo un recorrido de 20 kilómetros.

Una vez notificados los ciclistas podrán pedir la apertura de la muestra B de las pruebas en caso de que desconfíen del primer resultado. En este caso, sin embargo, el ciclista o su equipo deberán pagar por el análisis, pero si resultan inocentes se les devolverá el dinero.