Última Hora

Vecinos del autor de la masacre en Liberia recibieron la condena contra Ríos Mairena con satisfacción mientras que familiares y fiscalía reconocen que se hizo justicia.

A menos de dos kilómetros de la sala de juicio en donde fue condenado Gerardo Ríos Mairena, reinaba el silencio.

En barrio La Victoria, lugar de la masacre, muchos vecinos siguieron la lectura del por tanto.

Y tras conocer la pena de 216 años de prisión impuesta a quien fuera uno de los habitantes del barrio, los invadió una mezcla de sorpresa, alivio y resignación.

Familiares de las cinco víctimas salieron de los tribunales de Liberia entre lágrimas, silencio y casi sin decir palabra alguna.

El único que tomó valor, dijo experimentar una mezcla de satisfacción porque considera que se hizo justicia, pero, a la vez la tristeza de no tener a su ser querido.

La defensa de Ríos Mairena insiste en que el escenario del crimen fue contaminado y por eso apelará en los próximos días la sentencia.

La lectura completa de la sentencia se leerá el 13 de febrero.