Última Hora

A sus 81 años, don Virgilio Bonilla se niega a dejar eso que asegura lo llena de vida. Se trata del arte y la escultura, una labor que empezó siendo un niño, pero a la que hace 23 años, se dedica de forma completa.

Don Virgilio es un hombre lleno de Dios, que en compañía de su esposa Esterlina, pasa los días en medio de una montaña donde más de uno pensaría que no ha vida, es el pueblo del Higuerón de San Isidro de León Cortés.

Don Virgilio se ha dedicado a trabajar artesanía en madera, y su labor le ha permitido obtener varios reconocimientos, a un esfuerzo que hoy, a sus 81 años, se niega a dejar.

Repase la historia completa en vídeo.