Última Hora

Los desarrolladores del mega proyecto de la Marina Isla Moín presentaron amplios estudios ambientales, pero se quedaron cortos en lo referente al humedal.

Así lo hicieron también con el desove de tortugas en la zona.

El proyecto está basado en un plan maestro que no cumple con la viabilidad ambiental, según indicó la Contraloría.

Esta objeción no fue suficiente para que el proyecto tuviera algún problema pasando los controles de Setena, que dio el visto bueno al emprendimiento.

Destaca el hecho de que a pesar de su ubicación y que el director del proyecto y el del Área de Conservación Amistad Caribe se cruzaron correos electrónicos, el tema de los nidos de tortugas no haya recibido más atención.

A raíz del llamado de atención que hizo la Contraloría se ordenó al Minae revisar esta viabilidad.

Setena de hizo un órgano director, pero se le señaló al ministro de la cartera que no había nada anormal.

La Dirección Jurídica del Minae no estuvo de acuerdo con la resolución y ordenó la anulación de todo lo actuado. El caso actualmente se encuentra en La Procuraduría, para ratificar la anulación.

Tras cinco años la viabilidad ambiental sigue vigente, ya que solo se puede eliminar mediante un proceso administrativo de anulación que no ha concluido.

El proyecto actualmente se encuentra detenido.

Intentamos conversar con los dueños del proyecto, la sociedad Moín Resort and Marina S.A., cuyo presidente es José Ignacio Soler, pero no contestó los mensajes que dejamos en el teléfono que anuncian.

Además contactamos al director de proyecto, Adrián Polini Guardia, pero dijo ya no estar involucrado.