Última Hora

La Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) cambiará el laboratorio al que le compraba el medicamento Tacrolimus, el cual se usa para el tratamiento de pacientes trasplantados.

Con el fin de evitar la distribución del nuevo producto, diversas fundaciones pro trasplante interpusieron ante los Tribunales de Justicia una medida cautelar contra la Caja.

La polémica se despierta al revelarse que el medicamento no cuenta con los registros sanitarios del Ministerio de Salud, pero aun así autoridades del Seguro Social niegan que eso vaya a comprometer la salud de los pacientes.

La negociación de la compra se hizo a través de COMISCA, una organización que reúne a los ministerios de Salud de la región centroamericana, lo que la Caja utiliza como un punto de garantía para los pacientes.