Última Hora

Tras doce años de evaluar la calidad de los combustibles en un laboratorio regular, la ARESEP ahora puede hacerlo en las propias gasolineras con una estación móvil.

Se trata de un moderno laboratorio construido por la Universidad de Costa Rica (UCR) para analizar la gasolina y el diesel y determinar si hay adulteraciones.

La presión de vapor, el octanaje y la temperatura de inflamación son algunos de los aspectos técnicos que las pruebas de laboratorio permitirán evaluar con esta unidad, la cual ayuda a agilizar el proceso.

El laboratorio móvil hará al menos una visita por año a cada estación de servicio del país con el fin de proteger al consumidor de productos de baja calidad que dañan sus vehículos.

El costo de esta unidad es de 150 millones de colones y pertenece a la UCR.