Última Hora

Los amantes de los comics, animé, videojuegos y demás se reunieron este fin de semana en el Matsuri 2018 en el Estadio Nacional.

Muchos participantes llegaron como Cosplayers (persona que se viste igual que un personaje ficticio, por lo general de alguna película o animé).

La perseverancia y la dedicación se puede encontrar en cada disfraz, el costo ronda entre 40.000 y 500.000 colones de inversión, dependiendo de qué tan elaborado sea.

Algunos aseguran que prefieren hacerlo ellos mismo, tal es el caso de Luis Diego Mejía, un joven vecino de Belén que llegó vestido como el personaje Depredador, y asegura que gastó 150.000 en la confección de su traje y duró cerca de 8 meses construyéndolo.

Por su parte, Juan Barrientos, vecinos de Desamparados, dice haber invertido poco más de medio millón de colones en su traje de Dark Samus.

La convención también tiene como objetivo escoger al hombre y a la mujer con el mejor traje. La pareja nos representará en evento que se realizará este año en Japón.