Última Hora

LONDRES, 23 julio 2013 (AFP) - El príncipe Guillermo y su esposa, Catalina, presentaron este martes por la tarde a los medios a su hijo, nacido la víspera, poco antes abandonar el hospital Saint Mary de Londres.

Catalina, que llevaba un vestido azul, salió con el bebé en brazos antes de pasárselo a su esposo, en medio de las expresiones de alegría que coreaban los curiosos congregados ante la puerta del hospital.

"Tiene un buen par de pulmones, eso es seguro", dijo Guillermo a los periodistas, mientras Catalina añadió que ambos están "muy emocionados" tras el nacimiento de su primer hijo, tercero en la línea de sucesión al trono británico.

"Es un momento especial", "creo que cualquier padre primerizo sabrá qué se siente", explicó Catalina mientras el bebé movía las manos, que emergían de la manta en la que estaba envuelto.

El recién nacido es "un bebé grande, pesa bastante", "se parece a ella, por suerte", bromeó su padre, que precisó que la pareja "sigue pensando en el nombre" que darán a su hijo.

Después de responder a varias preguntas de los periodistas, los duques de Cambridge entraron al hospital y minutos más tarde volvieron a salir para montar en un vehículo de camino a Kensington Palace.

El príncipe Guillermo colocó al niño, que iba en un asiento especial para bebés, en la parte trasera del coche, y se puso al volante de éste, un Range Rover negro.