Última Hora

Dar de mamar, si bien es algo que solo la mamá puede hacer, por razones obvias, es algo que debe contar con el apoyo del resto de la familia.

Amamantar debe ser un proceso que vivan todos en la familia del recién nacido, y para que eso suceda es necesario que todos jueguen algún papel.

A propósito de la semana de la lactancia materna, que será del 1 al 7 de agosto, la doctora Sonia Chávez, pediatra y colaboradora de Buen Día, nos dice cómo ayudar a estas madres.

La pediatra asegura que durante el proceso de lactancia se requiere del apoyo familiar y el de la sociedad en general. Pero existe una red de apoyo muchísimo más importante “La de pares”, que son mujeres apoyando mujeres.

Ese acompañamiento es fundamental en todas las etapas, pero existen momentos vulnerables durante la lactancia.

Por ejemplo, el nacimiento es de gran importancia porque si se logra que el recién nacido se amamante durante la primera hora el vínculo entre madre e hijo se fortalecerá aún más.

También las dos primeras semanas que convive el niño con su mamá requerirán de ayuda emocional por parte de su familia, porque muchas madres sufren de angustia e impotencia durante esta fase.

Por otra parte las personas que brinden ese apoyo deben tener claro de qué forma y en qué momento hacerlo. Ser positivo y ayudarle con las tareas del hogar podría ser una forma que colaborar con las madres en este período.

Después del embarazo las mujeres enfrentan estrés y una autoestima sumamente sensible, por lo que les es difícil poder amamantar o sacar la leche para sus hijos.

Según la especialista, es indispensable que las madres se relajen y tampoco se preocupen por la cantidad de leche. Hay factores que se pueden tomar en cuenta para saber que el niño está quedando satisfecho: que esté orinado bien, que gane peso y que duerma por períodos cortos.

Dentro de las pautas para ayudar están: apoyo psicológico, bienestar de la mujer, autocuidado.