Última Hora

Saprissa encontró solidez y estabilidad en el arranque del Torneo de Clausura 2018.

Los morados son el equipo más goleador con siete tantos en tres jornadas.

Además, son el plantel menos batido del Clausura con cero goles recibidos y por si fuera poco sus refuerzos empiezan a dar frutos. 

Ante Cartaginés, los tibaseños cambiaron de sistema, Vladimir Quesada apostó por un 5-4-1 que permitió más libertad a los laterales de subir al ataque y a Jeykel Medina de jugar unos metros más adelante de los centrales.

Vladimir se inclinó por la dupla de Mariano Torres y Michael Barrantes, quienes se entendieron muy bien en el campo. El sacrificado fue Marvin Angulo. 

Saprissa enfrenta una semana en donde espera alcanzar la perfección de local ante Carmelita y luego de visita frente a Herediano.