Última Hora

Negro rígido, con transparencias, pedrería, alguno que otro color secundario pero siempre arropadas de negro.

Numerosas actrices acudieron este domingo a la gala 75 de los Globos de Oro vestidas de negro, color que emplearon para levantar la voz contra el acoso sexual en Hollywood y más allá. 

El lugar es lo de menos, lo que importa es evitar que escenas de acoso se repitan, tal y como ocurrió por muchos años en la poderosa industria de la pantalla grande y pequeña.

Actrices como Debra Messing, Dakota Johnson y Catherine Zeta Jones, entre otras,  se sumaron al código de vestimenta de la organización Time's Up, que pidió vestir de negro para decirle ¡basta ya! al acoso sexual.

Una lamentable y espernible práctica que habrían realizado por mucho tiempo poderosos como Harvey Weinstein y Kevin Spacey, entre muchos otros, que han visto como una andanada de denuncias se trajeron abajo sus prominentes carreras.

Time's Up cuenta con un fondo de $13 millones para ayudar legalmente a víctimas de agresiones y acoso sexual en los lugares de trabajo.

“Es momento de solidarizarse. Esta vez, la industria no puede esperar que nos despistemos y divaguemos”, aseguró Eva Longoria en una carta abierta publicada en The New York Times.​