Última Hora

En un automóvil gris, sencillo y hasta con la ventana abierta, así viaja el Papa Francisco en Brasil.

Consecuente a su discurso y a los pedidos que hace a otros sacerdotes, Francisco se subió a un carro más humilde que el de su escolta luego de ser recibido por la mandataria brasileña Dilma Rousseff.

En varias ocasiones, el sumo pontífice ha criticado a los sacerdotes que utilizan carros de lujo y se rodean de otros gustos mundanos y les ha dicho que deben comportarse como pobres.

Durante su estadía en Brasil, Francisco no utilizará protección antibalas en el Papamóvil y solo utilizará un "jeep" sin techo y sin barreras.