Última Hora

Un gesto solidario para quienes viven en las calles de San José, irónicamente podría hacer que ellos no salgan de ahí.

En estas fechas es común que familias, grupos de amigos e iglesias lleven alimento y ropa para las personas que viven en la indigencia, pero a criterio de la Policía Municipal, la buena intención de muchos puede ser un peso que hunda más a quienes deambulan por la capital.

Esto porque los desamparados prefieren vender la ropa para consumir más drogas.

El jefe policial recomienda que toda la ayuda que se recolecte para las personas de la calle, sea canalizada mediante grupos o fundaciones formales que se dedican a la atención de estos casos.

Fundaciones como Lloverá Comida, Obras del Espíritu Santo o Casa Hogar de San José, son algunos sitios a los que puede comunicarse para canalizar su gesto solidario.

Se estima que por las calles de la capital deambulan más de 1.500 indigentes.