Última Hora

Una increíble historia ocurrió en la capilla del hospital Francis en Harfford, Connecticut, al noreste de Estados Unidos, cuando una mujer que estaba a pocas horas de morir por un cáncer de mama contrajo matrimonio.

Heather Lindsay de 31 años fue diagnosticada con el mal terminal el 23 de diciembre del 2016, mismo día en que su novio, Dave Mosher, le propuso matrimonio.

Pero a pesar de la difícil situación la pareja no cambió los planes para casarse.

Fue gracias a la mejor amiga de ambos, Christina Lee, que la historia se dio a conocer en redes sociales.

"Ella había estado luchando contra el cáncer en etapa 4 y se había extendido por todo su cuerpo, pero estaba decidida a casarse con su alma gemela. 

"Menos de 24 horas después, su espíritu voló de su cuerpo y ascendió para estar con Dios. Estoy asombrada de la fuerza que el amor de Dave inspiró en Heather incluso en sus últimas horas", detalló la amiga en Instagram.

La ceremonia se celebró el pasado 22 de diciembre… pocas horas después Lindsay falleció.

La fecha pactada era el 30 de diciembre, sin embargo, pese a las cirugías y la quimioterapia a la que fue sometida, su salud empeoró bastante, a tal punto que debió recibir ventilación asistida, fue por eso que los médicos urgieron en adelantar la fecha de la boda.

“Heather era muy fuerte y decidida. Cualquiera se hubiera rendido hace tiempo. Los doctores incluso dijeron no saber cómo todavía estaba viva (...) Heather me dijo ‘quiero seguir luchando’, y ese es el mantra que quiero seguir. 

"Ella es mi gran amor y murió, pero no la he perdido para siempre”, expresó su novio a la cadena de noticias CBS.