Última Hora

Las dos embarcaciones que naufragaron el 31 de diciembre en aguas del Caribe de Panamá -con 15 costarricenses a bordo- no tenían licencias, y zarparon sin permiso.

Información divulgada por el diario local La Prensa indica que las lanchas Lidenis 19 y Mileidy 2 no tenían certificados de seguridad y tampoco licencias para trasladar turistas.

Además, el día del incidente ambas embarcaciones zarparon del cayo Zapatilla, en la provincia de Bocas del Toro, sin tener permisos.

Y para colmo de males el diario indica que oficiales de la Policía realizaron pruebas antidoping a los operadores de las lanchas y estas resultaron positivas.

De acuerdo con relato de dos costarricenses sobrevivientes, ese día las lanchas zarparon a eso de las 10 a.m. en medio de un fuerte aguacero y oleaje fuerte.

A pesar de la inquietud de los turistas -también había españoles y guatemaltecos-, los dos capitales argumentaron que las condiciones climáticas eran normales y que no había mayor peligro.

Las dos embarcaciones volcaron por las fuertes olas, muy cerca del mar abierto, bajo un inclemente aguacero y sin comida, solo con los chalecos salvavidas puestos.​

Los rescatados fueron Celia Yolanda Morales, Maricela Chinchilla, Sara Morales Chinchilla, César Mejía Segura, César Morales Chinchilla y Yorleny Salazar Prendas.

Los restantes miembros de la familia de Karolina que sobrevivieron son Karen Morales Salazar, Cesar Morales Quirós, Olmedo Morales Quirós y Verónica Morales Salazar.

Otros cuatro ticos, vecinos de Alajuela, sobrevivieron al naufragio de las embarcaciones Mi Lady 2 y Yenis en aguas de la provincia de Bocas del Toro. 

Ellos son Mario Rodríguez Aragón, Margot López Soto, Stephanie Rodríguez López y Esteban Rodríguez López.