Última Hora

El servicio de emergencias 911 urge de un cambio en el método de su financiamiento. Las nuevas tecnologías de telecomunicación impactan negativamente las arcas de la entidad.

Las llamadas telefónicas se redujeron sustancialmente desde que llegó internet y el uso de aplicaciones como Whatsapp provocó un cambio en la forma en cómo nos comunicamos.

El servicio recibe dinero de los ingresos por recibos de llamadas telefónicas de línea terrestre y esta cantidad ha venido disminuyendo con el paso de los años.

El problema no es el avance tecnológico, el problema es que la ley se quedó muy atrás.

Las autoridades del 9-1-1 ya presentaron un proyecto en la Asamblea Legislativa para encontrar una pronta solución.

Aquí se reciben en promedio unas 12.000 llamadas al día.

Son héroes silenciosos, que salvan más vidas de lo que creemos.