Última Hora

A nivel físico, la temperatura natural de las aguas termales puede producir un vaso dilatación periférica, con que se mejora la oxigenación de los tejidos y la liberación de sustancias antiinflamatorias y calmantes del dolor.

Las personas que padecen, artrosis, afecciones respiratorias o en la piel como eczemas, dermatosis o psoriasis se ven directamente beneficiadas, además neutralizan la acidez estomacal y mejoran la digestión.

Las aguas termales están siendo utilizadas en el mundo como terapia alternativa y complementaria a tratamientos médicos pues la temperatura de las llamadas "termas naturales" ayuda a disolver y eliminar las toxinas del cuerpo.