Última Hora

Según un estudio de la Caja del Seguro Social citado por el diario La Nación, setenta de cada cien costarricenses no termina sus tratamientos con antibióticos, lo cual, es un peligro para su salud.

El médico Genaro Cuesta, explicó que la gente tiene la costumbre de dejar en la casa bolsas llenas con sobrantes de antibióticos.

Esto ocurre porque en muchas ocasiones el paciente se da de alta por sí mismo, apenas se sienten bien y no terminan los tratamientos.

El médico indica que no deberían sobrar medicamentos. “Sobran porque eso demuestra que los antibióticos son buenos para combatir infecciones”.

Cuando se empieza a tomar, la gente empieza a ver mejoría en su estado de salud y suspende el tratamiento porque se siente que ya se curó, pero las bacterias deben combatirse para que el cuerpo mejore y desaparezca la infección.

Si las bacterias no se eliminan por completo, empiezan a resistirse al medicamento.

El medicamento que sobró no debería ser utilizado ni en una persona ni en otra, y las bacterias que no murieron se vuelven más resistentes.

Entre los consejos que ofreció el experto, se encuentran: no abusarse de antibióticos, no auto diagnosticarse, recurrir al médico para ver qué puede tomar y en qué dosis.

En ocasiones las personas tienden a tomar menos o incluso más de la dosis recomendada por el médico.

“Los medicamentos tienen un efecto adverso propio, si cree que no le va a pasar nada por tomar más, no le irá bien, e igual si toma menos de la cuenta”.

Lo que hay que hacer con los medicamentos que sobran es dejarlos en la farmacia más cercana para que le den el tratamiento adecuado.