Última Hora

Los antibióticos son el arma por excelencia para el tratamiento de infecciones, sin embargo utilizarlos de manera incorrecta podría generar resistencia.

Esto quiere decir que las bacterias se vuelvan inmunes a la acción del medicamento.

El fracaso terapéutico ocurre cuando se suspende la medicación antes de completarla, si se incumple la dosis y el horario prescrito, abuso de consumo y lo más peligroso la automedicación.

Expertos insisten primero en que nunca debería sobarnos un medicamento prescrito por un especialista y si así ocurriera este debe ser desechado de manera inmediata.

La resistencia a un antibiótico puede empeorar un padecimiento y podría provocar hasta la muerte además de un elevadísimo aumento de los costos de salud.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud países en vías de desarrollo gastan hasta un 35% del presupuesto en antibióticos debido a la resistencia y el uso inadecuado de estos.