Última Hora

Nacional

Costarricenses dejan un "café pendiente" para un desconocido

Cada cafetería desarrolla su propio sistema para la invitación de este "café pendiente".

Agencia EFE Hace 7/18/2013 10:10:00 PM

San José, 18 jul (EFE).- Dejar pagado un "café pendiente" en una cafetería, para que pueda tomárselo luego un desconocido es una práctica que entusiasma cada día más a los costarricenses y a los dueños de los negocios que participan de esta iniciativa desde hace menos de dos meses.

La idea nació de un grupo de ciudadanos llamado "Chepecletas" que se dedica a realizar y promover actividades culturales en la capital costarricense.

Su dirigente, Roberto Guzmán, explicó hoy a Efe que la idea del "Café Pendiente" nació por un artículo en un revista digital y de un grupo de personas interesadas en ponerlo en práctica en San José.

Fue así como los miembros de Chepecletas empezaron a conversar con los propietarios de cafés cercanos a sus lugares de trabajo y el 25 de junio la primera cafetería puso en marcha el proyecto.

"Es muy simple, alguien va a tomarse un café y deja pagado otro, que se le dará a quien llegue a pedirlo, ya sin cobrarle pues el cliente anterior pagó por él", detalló Guzmán.

Detalló que los primeros en beneficiarse de este café "gratis" fueron unos estudiantes de secundaria, que días después volvieron a la cafetería para dejar "pendiente" otro café.

"La idea es no negarle un café a nadie. Esto no es algo dirigido a un sector de la población sino a cualquiera que un buen día no pueda pagar por un café", aseguró.

Hasta ahora siete cafeterías de San José han puesto en marcha el proyecto, pero Chepecletas tiene una lista de espera de cerca de 40 negocios interesados en unirse, no solo en la capital sino en otras provincias del país, en puntos turísticos y hasta una cadena de comida rápida.

El interés es tanto que los organizadores trabajan ahora en el desarrollo de una imagen gráfica que pueda ser utilizada en todas las cafeterías para que los clientes de todo el país puedan identificar los negocios en los que pueden dejar un "café pendiente" para alguien más.

Los más beneficiados, hasta ahora, han sido estudiantes, trabajadores municipales, cuidadores de autos que trabajan en la calle y hasta indigentes.

Cada cafetería desarrolla su propio sistema para la invitación de este "café pendiente", por ejemplo algunos utilizan fichas, otros tarjetas e incluso uno hace que quien paga el café deje un mensaje para su desconocido invitado. A su vez, el beneficiado debe dejar una respuesta.

"El proyecto ha crecido de manera orgánica y vemos mucho entusiasmo en la gente. Lo mejor es que estamos creando una mayor comunidad e interacción entre los negocios, sus clientes y su vecindario", subrayó Guzmán.