Última Hora

La audiencia para definir la situación legal del capitán de guardacostas de Golfito, de apellido Moya y de 53 años, que fue detenido el miércoles por la Fiscalía contra la Delincuencia Organizada comenzó a las 10 de esta mañana en el juzgado penal de Puntarenas.

Según las investigaciones, el funcionario se aprovechó de su cargo para proveer de combustible a un grupo narcotraficante desmantelado por la misma Fiscalía el pasado 15 de mayo.

En el allanamiento, realizado de manera conjunta con la Policía de Control de Drogas (PCD), se logró el decomiso de $64.000 dólares, que estaban en un bolso en la habitación de Moya, así como teléfonos celulares y computadoras.

Por esos hechos esta mañana pidieron que sea enviado a prisión, mientras la causa continua.

Este funcionario ingresó a laborar en junio de 1992, y fue despedido en diciembre del 2009 sin responsabilidad patronal por las autoridades del Ministerio de Seguridad Pública.

Según la investigación, en ese entonces el funcionario firmó, para su uso personal, una boleta de aviso de accidente, sin estar autorizado para hacerlo.

El delito que -de manera preliminar- se le atribuye es tráfico internacional de drogas, en la modalidad de transporte. Pero también investigan la procedencia del dinero decomisado.

La resolución de los jueces se conocerá en horas de la tarde.