Última Hora

Un costarricense que se dedica a la fabricación de futbolines, trabaja en uno que podría convertirse el más grande del mundo.

Con casi 12 metros de longitud y espacio para 36 jugadores, este futbolín hasta podría competir por un record Guinnes.

Jorge Fernández y su familia trabajan desde hace 16 en la construcción de futbolines, en un taller con todas las condiciones en Purral de Guadalupe en el cantón de Goicoechea.

Con el paso del tiempo y tras varias pruebas maduró la idea de elaborar uno de cerca de doce metros de largo en el que jugarían no cuatro sino 36 personas.

La estructura construida en mayor parte en madera y metal tendrá un total de 204 muñecos y podría jugarse con hasta ocho bolas, esto para que las personas que ocupan las posiciones de los extremos no se aburran.

En la casa del futbolín se elaboran todas las partes de este tradicional juego de mesa.

Por ejemplo un área es dedicada exclusivamente para hacer los puños y los muñecos.

Para ello se tritura el plástico, se funde a una temperatura de hasta 200 grados y se moldea.