Última Hora

Cuando en una familia se da un diagnóstico de autismo, muchas veces se entra en una etapa de negación, poniendo en riesgo el desarrollo del niño o niña afectado.

Informarse y acercarse a otras familias con hijos autistas en fundamental para lograr pasar de la negación a la acción.

Por ejemplo la historia de Felipe quien cuando apenas tenía días de nacido, le diagnosticaron autismo. No succionaba ni lloraba.
Por la mente de don José pasaron las mismas ideas que le pasarían a la mayoría de padres.

La negación muchas veces viene de parte de toda la familia. La situación se complica.
A don Orlando le pasó algo similar. Su hija fue diagnosticada rápidamente con autismo.

No dio tiempo a la tristeza, y rápidamente se preocupó por hacer lo posible para que su hija tuviera una buena calidad de vida.

Tanto don José como don Orlando, han experimentado las ventajas de buscar ayuda, de informarse y de tejer una red de apoyo entre familiares. Integran la Asociación de padres y familiares de personas con autismo, ASCOPA.

Los padres estables tendrán más herramientas para ayudar a sus hijos. La negación es normal, pero hay que reaccionar rápido, por el bien del niño o niña.