Última Hora

Está usted en media calle, comprando algo, y su hijo pequeño empieza a llorar y a hacer un berrinche de aquellos, porque usted no le compró lo que quería, y usted desea meterse debajo de las piedras.

¿Le suena conocida esa escena?

Muchos padres y madres no saben manejar la situación cuando hay berrinches, y eso puede afectar el desarrollo de los niños e inclusive hacer que esas rabietas continúen por mucho tiempo.

Lo primero para sobrellevar esas bochornosas situaciones con lo hijos, es saber que el berrinche es normal e incluso necesario, principalmente entre los dos y cuatro años.

Precisamente por ser algo normal y necesario, es que debe valorarse, darle importancia. Hacer exactamente lo opuesto a lo que muchos hacen.

Aunque cuesta un poco, hay que contar hasta 10, pero el berrinche se debe enfrentar asertivamente.

Si el niño muestra problemas de control de las emociones, por medio del juego puede enseñarles técnicas de respiración u otras actividades físicas para canalizar el enojo.