Última Hora

Vértigo y claridad. Eso fue lo que necesitó Estados Unidos para derrotar a Costa Rica en el último juego del grupo C de la Copa de Oro.

Esta vez no jugó el clima, se mostró una buena cara en el primer tiempo, y la misma apática de todo el torneo durante la segunda.

Los primeros 45 minutos finalizaron con los estadounidenses presionando en la media cancha tica. Pero esta última impresión no fue el reflejo de lo que se vivió en la inicial.

Ambos combinados salieron de los camerinos con la intención de darle buen trato al balón. Esto contribuyó a que la primera parte fuera agradable.

Los nacionales siguen mostrando, a cuenta gotas, el buen toque que se viene dando desde el partido en México, o en la segunda mitad del choque ante Honduras.

El punto alto lo puso Junior Díaz, quien de chilena disparó ligeramente desviado.

La defensa patria se mostró coherente y con un juego en bloque sólido, para mantener a raya la delantera norteamericana, que desde la media cancha usurpó el balón en los últimos 15 minutos del primer tiempo.

La complementaria inició complicada para los de Pinto. Estados Unidos presionaba y traía peligro contra el área de Pemberton.

El toque y control de balón de la nacional se diluyó y tras la única clara los de Klinsmann lograron anotar.

Carlos Johnson cabecea en el área pequeña de los estadounidenses. Entrevero en el área y despeje. Dos toques y gol de Shea al minuto 81.

Los últimos minutos transcurrieron con La Sele lanzada al frente, con La Sele jugando con más garra que seso y sin un vestigio del buen trato al balón.

Tras 90 minutos los nacionales pierden de nuevo en Estados Unidos, en una Copa de Oro donde los marcadores se han visto mejor que el juego mostrado en la cancha.