Última Hora

Internacional

Absolución de blanco acusado de matar a un negro reabre estigma racial en EEUU

La absolución de un vigilante blanco acusado de matar a un joven negro en Florida (sureste) reabrió el estigma racial en Estados Unidos, donde el presidente Barack Obama...

AFP Agencia Hace 7/15/2013 5:01:00 PM

La absolución de un vigilante blanco acusado de matar a un joven negro en Florida (sureste) reabrió el estigma racial en Estados Unidos, donde el presidente Barack Obama llamó a la calma, cuando miles de personas protestan contra el fallo.

Nuevas protestas, en 100 ciudades de Estados Unidos, están previstas para el próximo sábado.
"Habrá manifestaciones el sábado en 100 ciudades frente a oficinas federales, para presionar al gobierno y que proteja nuestros derechos civiles", anunció Al Sharpton, líder de la lucha por estos derechos.

Millares ya salieron a las calles durante el fin de semana en Nueva York, Los Ángeles, Chicago y Atlanta, entre otras ciudades, para protestar contra el controversial veredicto alcanzado por un jurado compuesto de seis mujeres (cinco blancas y una hispana), que declaró al guardia barrial George Zimmerman, de 29 años, no culpable de la muerte del adolescente Trayvon Martin, de 17.

Al menos seis personas fueron arrestadas en Los Angeles en la madrugada del lunes, cuando fuerzas policiales irrumpieron en una "concentración ilegal" que tenía lugar en Hollywood, cerca del edificio de la cadena CNN.

Otras 15 personas fueron detenidas en Nueva York, la mayoría por "conducta desordenada", según la policía, siendo liberadas más tarde.

El juicio que concluyó el sábado en Sanford, centro de Florida, dividió a la nación, entre quienes creen que Zimmerman, un estadounidense de madre peruana, actuó en legítima defensa y quienes piensan que lo hizo motivado por prejuicios raciales contra Martin.

Zimmerman fue acusado de perseguir y disparar a Martin, quien iba desarmado, durante un altercado que tuvieron en una urbanización privada la noche lluviosa del 26 de febrero de 2012.

"Es una vergüenza que en 2013 tengamos un veredicto que legitima el asesinato de un negro porque se acepta el uso de las armas de un civil contra otro", dijo a la AFP Amanda Hooper, una joven estudiante de Nueva York que estaba de visita en Sanford y se acercó a las manifestaciones frente a la corte que decidió el caso.

El presidente Obama tuvo que llamar a la calma el domingo tras el estallido de las protestas.
"Sé que este caso ha suscitado intensas pasiones. El día después del veredicto, sé que estas pasiones podrían intensificarse. Pero somos un estado de derecho y un jurado ha hablado", dijo Obama en un comunicado.

"Supremacía blanca"
El caso ya había provocado el año pasado masivas protestas en varias ciudades del país, que llevaron al mandatario a realizar un conmovedor mensaje con la frase: "Si hubiese tenido un hijo, se hubiera parecido a Trayvon", dijo el presidente al reclamar un debate sobre el racismo y la ley de armas de Florida, que ampara la defensa personal.

El veredicto del sábado fue aplaudido, en cambio, por defensores de las armas, por todos aquéllos que apoyan la ley conocida como "Defiende tu posición", que permite el uso de las armas a quienes sientan amenaza de muerte.

En Florida por el momento los habitantes han reaccionado en calma. En las iglesias el domingo los sermones incluyeron mensajes de paz por el veredicto y llamaron a seguir la lucha por la justicia en las instancias correspondientes.

Valerie Houston, una influyente pastora de la iglesia Allen Chapel AME en Goldsboro, el barrio negro de Sanford, citó en su sermón del domingo a Martin Luther King, para recordar que "la violencia contra la violencia solo trae odio".

Pero Houston afirmó que con este fallo "la vida diaria de mi gente todavía está esclavizada por la sociedad de la supremacía blanca".

Los padres de Trayvon Martin, ausentes durante el veredicto, llamaron a manifestaciones pacíficas citando a Martin Luther King y la Biblia.

"Dudas razonables"
Las jurados que absolvieron a Zimmerman del cargo de asesinato en segundo grado -penado con cadena perpetua- y homicidio involuntario -una pena máxima de 30 años de cárcel- no explicaron las razones de su veredicto porque eso implicaba dar la cara e identificarse públicamente, por lo cual la corte respetó la decisión de las mujeres de mantener el anonimato.

Sin embargo, su decisión se guió por las 27 páginas de instrucciones entregadas por la jueza Debra Nelson, las cuales incluían dos secciones que les daban una opción para declararlo inocente: uso justificado de la fuerza mortal y duda razonable.

Antes del comienzo de las deliberaciones, la jueza Nelson afirmó el viernes ante el jurado que según la ley de Florida -el Estado que cuenta con más personas armadas- "el homicidio de un ser humano es justificable y lícito si se hace necesario cuando se resiste a un intento de asesinato o cometer un delito grave hacia George Zimmerman".

Durante casi tres semanas las seis integrantes del jurado escucharon decenas de testimonios contrapuestos que pudieron haber creado una duda razonable.

"George Zimmerman no es culpable si existe una duda razonable de que actuó en defensa propia", dijo el abogado Mark O'Mara a las seis miembros del jurado el viernes antes de que empezaran a deliberar, e insistió en esa tesis cuando celebró el veredicto el sábado en la noche.
Muerte "trágica e innecesaria"

El departamento de Justicia recordó el domingo que continúa abierta una investigación federal desde hace un año sobre este caso y que revisará la posibilidad de presentar una acción civil.
De su parte, el Fiscal General de Estados Unidos, Eric Holder, lamentó el lunes la "trágica, innecesaria" muerte de Martin.

"Independientemente de la determinación legal que se adoptó, creo que esta tragedia ofrece una nueva oportunidad a nuestra nación para hablar honestamente acerca de los problemas complicados y emotivos que este caso ha planteado", dijo.

Sin embargo, el gobierno garantizó que se mantendrá ajeno y que Barack Obama no va a interferir con la investigación federal sobre la muerte de Martin, aseguró el portavoz de la presidencia estadounidense, Jay Carney.

"Esta es una decisión tomada por el departamento de Justicia, por fiscales con experiencia", dijo Carney en su rueda de prensa diaria.

"Este no es un caso en el que esté involucrado el presidente", aseguró.