Última Hora

Internacional

Islamistas protestan en Egipto tras semana sangrienta

Los partidarios del derrocado presidente de Egipto Mohamed Mursi se manifestaron el viernes en El Cairo, luego de una semana de violencia en la cual murieron más de 90 personas en la dividida nación árabe.

Agencia Reuters Hace 7/12/2013 11:30:00 AM

Los partidarios del derrocado presidente de Egipto Mohamed Mursi se manifestaron el viernes en El Cairo, luego de una semana de violencia en la cual murieron más de 90 personas en la dividida nación árabe.

Más de una semana después de que el Ejército derrocó al primer líder egipcio elegido democráticamente tras una ola de protestas, el movimiento Hermanos Musulmanes de Mursi está intentando movilizar al pueblo para solicitar su restitución, que ahora parece una causa perdida.

Multitudes se agolpaban en una mezquita de la capital donde partidarios de Mursi se han mantenido en vigilia durante más de dos semanas, mientras arribaban personas desde las provincias en las que Hermanos Musulmanes cuenta con fuerte apoyo.

Más allá de eso, las calles de El Cairo estaban en calma el viernes, el día de oración habitual para los musulmanes, en medio del mes sagrado del Ramadán.

El grupo liderado por jóvenes Tamarud, que sacó a millones de personas a las calles para reclamar la renuncia de Mursi semanas atrás, ha convocado a un festejo de Ramadán en la emblemática plaza Tahrir de El Cairo, epicentro de las revueltas que derrocaron al presidente autocrático Hosni Mubarak en 2011.

Funcionarios afirman que Mursi aún se encuentra detenido en el complejo de la Guardia Republicana en El Cairo donde tropas mataron a 53 manifestantes islamistas el lunes, en hechos de violencia que intensificaron la ira que sus aliados ya sentían por la decisión militar de derrocarlo.

Muchos de los 84 millones de habitantes de Egipto están impactados por los tiroteos e imágenes aparecidas en canales de noticias estatales y privados y en redes sociales.

"Es un período muy duro para los egipcios, ver imágenes de sangre y violencia durante el mes sagrado del Ramadán, y todos con los que hablo dicen lo mismo", comentó Fateh Ali, un funcionario público de 54 años de El Cairo.

"Realmente espero que la situación se resuelva pronto. No creo que podamos soportar esto económica o psicológicamente", agregó.

La agitación social también ha provocado temores por la seguridad en la península del Sinaí, en la frontera con Israel y la Franja de Gaza palestina.

Un policía egipcio murió y otro resultó herido el viernes por la mañana cuando militantes lanzaron granadas propulsadas por cohetes a puestos de control en el poblado de El Arish, en Sinaí.

Medios estatales egipcios dijeron que la policía arrestó a tres militantes palestinos por intentos de ataques en Sinaí.

PREOCUPACIÓN DE ESTADOS UNIDOS
Los líderes de Hermanos Musulmanes están bajo amenaza de detención después de que la fiscalía de Egipto ordenara sus arrestos la semana pasada.

Fuentes judiciales señalan que Mursi podría ser acusado de corrupción o estar vinculado con la violencia.

Fiscales también están revisando un caso del 2011 cuando Mursi y otros líderes de Hermanos Musulmanes escaparon de prisión tras ser detenidos durante las protestas contra Mubarak, en el marco de la llamada Primavera Árabe.

Las detenciones de miembros de los Hermanos Musulmanes y amenazas de arrestos han provocado preocupación en Estados Unidos, que ha evitado calificar el derrocamiento de Mursi como un golpe militar.

Le ley estadounidense prohíbe entregar ayuda a países donde un Gobierno democrático ha sido derrocado en un golpe.

Washington, que entrega a las fuerzas armadas egipcias 1.300 millones de dólares en asistencia cada año, ha dicho que es muy temprano para decir si la remoción de Mursi por parte del Ejército se ajusta a esa descripción.

El Ejército de Egipto dijo que está cumpliendo con la voluntad de la nación después de que millones de personas, hartas por el estancamiento económico y suspicaces del poder en manos de los Hermanos Musulmanes, salieron a las calles a fines de junio para exigir la renuncia de Mursi.

La portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Jen Psaki, dijo el miércoles que el Gobierno de Mursi "no era democrático".

Será clave para la estabilidad a largo plazo que se lleven a cabo elecciones parlamentarias y presidenciales, algo que las autoridades interinas esperan concretar en algunos meses.

Adli Mansour, el presidente interino nombrado por el general que destituyó a Mursi, anunció una Constitución temporal, planes de enmienda para satisfacer las demandas de los partidos políticos y un esquema de elecciones parlamentarias más acelerado de lo previsto para dentro de seis meses.

Mansour nombró al economista liberal Hazem el-Beblawi como primer ministro interino, quien a su vez designó al legislador de izquierda Ziad Bahaa el-Din como su vice.

Ricos estados del Golfo Pérsico han entregado a Egipto una asistencia financiera de 12.000 millones de dólares, que debería ayudar al país a evitar el colapso económico.

Más de dos años de agitación han ahuyentado a turistas e inversores, agotado las reservas de moneda dura y amenazado la capacidad de El Cairo de importar alimentos y combustibles.