Última Hora

Cuando la vida le jugó una mala pasada, a Kathy Jiménez no le quedó más remedio que enfrentar con buena actitud lo que estaba sucediendo.

Gracias a esos primeros pasos en la estética logró salir adelante y conseguir el sustento de sus 4 hijos, pero el tener a uno de ellos con capacidades especiales, la hizo comprender más a otras madres que pasaban por la misma situación.

De eso hace dos años, y hoy son cerca de 300 señoras quienes se ven beneficiadas con trabajo y capacitación totalmente gratis en el área estética, gracias a su proyecto de responsabilidad social.

Ella como muchas otras, siente un enorme agradecimiento con esta iniciativa, que tomó mejor forma, luego de que tomó en cuenta las sugerencias de "yo emprendedor", una asociación sin fines de lucro que apoya gratuitamente, este tipo de proyectos.