Última Hora

Costa Rica tiene bellezas realmente impresionantes. Entre ellas el volcán Irazú y el Turrialba. Cuesta creer que justo en medio de estos dos volcanes tan hermosos se ubica uno de los caminos más espantosos que hemos visto.

Se trata de la vía en Potrero Grande de Oreamuno, específicamente en el sector de San Gerardo norte de Irazú. Son cinco kilómetros dignos de ser recorridos por el chofer más arriesgado.

Perros de Traba comprobó que muchos deben ir despacio removiendo los escombros de la vía y procurando que no caigan sobre sus carros. Esta situación tiene a los vecinos pidiendo ayuda desesperadamente.

Están muy preocupados porque si no arreglan la calle, al menos siete fincas perderán toda su producción de leche.

Visitamos la municipalidad de Oreamuno. Para nuestra sorpresa, lo único más triste que el estado de la calle fue la respuesta del alcalde José Rafael Huertas, quien dijo que no tenían dinero.

Rocky no quedó satisfecho con la respuesta por lo que siguió ladrando hasta obtener un nuevo compromiso por parte de la municipalidad. Esta se reunirá con la Comisión Nacional de Emergencias para buscar una solución y arreglo a la carretera.

Por otra parte, en una esquina en San Juan de Tibás no aparecen fantasmas ni monstruos, pero los delincuentes tienen a todo un barrio atemorizado.

Según denuncian los vecinos, las plantas de la propiedad han crecido tanto que muchos delincuentes se esconden tras ellas para sorprender a sus víctimas.

La esquina también se convirtió en refugio de indigentes y como si fuera poco la visibilidad para los conductores es casi nula. Algunos ya se han llevado más de un susto.

Perros de Traba visitó la Municipalidad de Tibás. Conversamos con la vicealcaldesa, Irene Bravo, quien se comprometió a tomar acciones inmediatamente.

No tuvimos que esperar mucho. Dos días después, personal de la Municipalidad se dio a la tarea de podar las plantas y limpiar la acera.

Nos llena de gusto cuando los funcionarios públicos cumplen sus promesas. Ojalá esta deje de ser la excepción y se convierta en la regla, ya es tiempo de que las cosas cambien.