Última Hora

En mayo, una jueza de Pérez Zeledón dejó libres a cuatro sospechosos de sicariato, argumentando sobrepoblación y humanidad.

Un mes antes, la prensa informaba que la mayoría de los centros penales no daban abasto y para ese entonces eran seis las cárceles cerradas por orden de jueces.

Para algunos, esos fundamentos deberían de ser más frecuentes y recurrir entonces a la libertad con medidas cautelares.

De los ocho centros penales cerrados desde hace varios meses el juez de ejecución condicional, Roy Murillo, ha emitido la mayoría de las resoluciones.

Él asegura que sí no hay condiciones la opción es la libertad con medidas alternas. Y es que la situación es cada vez peor y las soluciones no llegan.

Actualmente, por resolución de jueces, no deberían de recibir más reclusos en las cárceles de: Limón, Pérez Zeledón, San José, San Rafael, Pococí, Cartago, Gerardo Rodríguez y Puntarenas.

La solución más pronta podría ser el uso de brazaletes de seguridad, sin embargo, los diputados se fueron a vacaciones sin consenso sobre el tema.