Última Hora

Internacional

Niños que vivían con padres reos dejan cárcel de Bolivia

El 95% de los niños menores de once años que habitaba en la cárcel de San Pedro de La Paz, junto a sus padres encarcelados, ya desalojó el centro penitenciario...

AFP Agencia Hace 7/10/2013 10:50:00 AM

El 95% de los niños menores de once años que habitaba en la cárcel de San Pedro de La Paz, junto a sus padres encarcelados, ya desalojó el centro penitenciario, uno de los más hacinados de Bolivia, informó este miércoles la ministra de Justicia.

"Se ha podido constatar que aproximadamente el 95% de los menores que están en un rango de edad de 11 años en adelante ya han salido de manera voluntaria con el consentimiento de sus padres", declaró Cecilia Ayllón, en una nota de prensa enviada a la AFP.

La ministra añadió que el restante 5% de niños no cuenta con familiares fuera de la cárcel en La Paz, por lo que el Servicio Departamental de Gestión Social (Sedeges) de la gobernación local evalúa el traslado de los menores a un albergue estatal.

Datos extraoficiales señalan que el número de niños que habita en todos los centros penitenciarios de Bolivia, oscila entre 1.500 y 2.000, de los cuales la mitad es menor de 11 años.
El desalojo de los niños en el penal de La Paz fue motivado por la denuncia de violación de una niña de 12 años por su padre, un tío y un padrino.

Los internos del penal de San Pedro permitieron la salida de los menores tras la mediación de la estatal Defensoría del Pueblo, aunque se acordó que los hijos más pequeños podrían continuar al lado de sus padres.

Ayllón informó que se realizarán estudios psico-socio-legales para determinar a futuro también la salida de los menores de 11 años.

El director de Régimen Penitenciario, Ramiro Llanos, precisó que "en la cárcel de San Pedro de La Paz unos 256 niños" viven junto a sus progenitores.

En el penal de Palmasola de Santa Cruz (este) se inició el lunes un censo de los menores que habitan allí, los que deberán desalojar ese recinto carcelario antes de fin de año.

Los pequeños no sólo comparten con sus padres las condiciones de hacinamiento de las cárceles bolivianas, sino que además conviven con toda clase de delincuentes.