Última Hora

Este fin de semana Widecast organizó en Moín una liberación de más de 80 tortugas que nacieron justamente en uno de los nidos protegidos por el ambientalista Jairo Mora, quien fue asesinado el 31 de mayo anterior.

El mismo día y también en el Caribe, específicamente en Barra de Tortuguero, vecinos y ambientalistas se disponían a liberar una tortuga monitoreada por GPS cuando divisaron varias tortugas muertas.

El conteo arrojó el lamentable número de 16 tortugas asesinadas, las cuales presentaban orificios en manos y caparazones provocados por un arpón.

La situación preocupa enormemente a los vecinos quienes se sienten de manos atadas frente a una situación que no solo amenaza al ambiente sino también a la economía de la zona.

Diversos programas de educación se desarrollan en el Caribe con la idea de acabar con la matanza de tortugas. Justamente a eso responde la colación de GPS en algunos animales cuyas rutas marinas serán monitoreadas.

Los esfuerzos en la región continúan haciendo conciencia en la población sobre la importancia de la conservación ambiental.