Última Hora

La fe es quizás el estandarte de Floribeth Mora, la costarricense a quien según el Vaticano, Juan Pablo II le concedió un milagro, el segundo y que ahora le pone a las puertas de la beatificación.

Precisamente, esta mujer vecina de La Unión y su familia, representa lo que la fe puede hacer, y para sus seres queridos esto es más que palpable.

El tener a su madre con vida, luego de que incluso les dijeron que debían despedirse de ella porque no sabían cuánto tiempo de vida le quedaba, es ahora el mejor regalo que pueden tener.

“Desde el momento en que la internaron, mi vida cambió; se viene el mundo encima, pero también hubo más unión de familia, nos acercamos a la iglesia”, dijo su esposo Edwin arce.

Mientras tanto, Edwin Arce hijo, aseguró que “aunque cuesta creer, el hecho de ver a su madre levantada cambió por completo las cosas”.

Su hija, Gabriela Arce, acepta que la fe y el modo de ver la religión también les cambió. “SÍ creíamos, pero tal vez no tanto como ella, ahora me cabe la menor duda de que sí existen los milagros y que sí existe Dios”.