Última Hora

Internacional

Asume presidente interino egipcio tras golpe y arrestan a líderes islamistas

Los principales dirigentes de los Hermanos Musulmanes estaban detenidos este jueves, tras el golpe de Estado militar que derrocó el miércoles al presidente islamista Mohamed Mursi...

AFP Agencia Hace 7/4/2013 1:49:00 PM

Los principales dirigentes de los Hermanos Musulmanes estaban detenidos este jueves, tras el golpe de Estado militar que derrocó el miércoles al presidente islamista Mohamed Mursi, sustituido por un juez poco conocido que prestó juramento.

Adli Mansur, presidente del Tribunal Constitucional, fue designado por los militares para reemplazar a Mursi.

Mansur prometió "proteger el sistema republicano" y ser el "garante de los intereses del pueblo".

El derrocamiento de Mursi, primer presidente elegido democráticamente de la historia de Egipto, pone fin a un año de poder islamista, marcado por repetidas crisis e importantes protestas populares, y abre el camino hacia una delicada transición en este país profundamente dividido entre partidarios y opositores al presidente derrocado.

El jueves por la mañana, una fuente militar indicó a la AFP que Mursi estaba detenido preventivamente, dando a entender que el exmandatario podría ser procesado.

Posteriormente, el Guía supremo de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Badie, fue detenido por la policía militar "por incitar a matar a manifestantes". También fue detenido un adjunto del Guía supremo, Rached Bayumi, indicaron fuentes de las fuerzas de seguridad.

La detención del principal y más influyente dirigente de los Hermanos Musulmanes es la última etapa de una serie de medidas adoptadas por las autoridades desde el inicio del golpe de Estado.

En este contexto, islamistas egipcios denunciaron este jueves la instauración de un "Estado policial" y llamaron a manifestarse el viernes contra el "golpe militar".

Los Hermanos Musulmanes "rechazan el terror del Estado policial que arrestó a figuras de la cofradía y cerró canales satelitales", indicó el movimiento islamista en un comunicado leído a partidarios de Mursi que se habían congregado en el distrito de Nasr City, en El Cairo, y estaban rodeados por vehículos militares.

Además, una alianza de partidos y movimientos islamistas, de la que forman parte los Hermanos Musulmanes, llamó a manifestarse "pacíficamente" el viernes.

La Alianza Nacional de Defensa de la Legitimidad llamó a "manifestarse pacíficamente el viernes en todas las provincias de Egipto para denunciar el golpe de Estado militar (...) y defender la legitimidad del presidente Mursi".

En la plaza Tahrir de El Cairo, miles de egipcios habían celebrado durante toda la noche el derrocamiento de Mursi, menos de tres años después de festejar en este mismo lugar la caída de Hosni Mubarak, en febrero de 2011.

La situación política se precipitó el lunes, un día después de las inmensas manifestaciones contra Mursi, que dejaron varias víctimas mortales. El presidente, elegido hace un año, estaba acusado por sus detractores de querer instaurar un régimen islamista autoritario.

Los militares habían fijado el lunes un ultimátum a Mursi de 48 horas y el miércoles el ministro de Defensa, el general Abdel Fatah Al Sisi, nuevo hombre fuerte del país, anunció la destitución del presidente y la suspensión de la Constitución.

Tras este anuncio, las fuerzas de seguridad lo detuvieron y lo trasladaron a la sede del ministerio de Defensa. Mursi había afirmado en un video que seguía siendo "el presidente electo de Egipto" y denunció un "golpe de Estado completo, rechazado por los hombres libres del país".

La "hoja de ruta" de la transición política fue anunciada por el general Sisi tras conversaciones con el representante de la oposición, Mohamed ElBaradei, y con los principales dignatarios religiosos musulmanes y cristianos del país.

"Además de la suspensión provisional de la Constitución" la hoja de ruta prevé que "el presidente interino Adli Mansur se ocupe de los asuntos del país durante el periodo de transición hasta la elección de un nuevo presidente", anunció Sisi, subrayando que el ejército "permanecerá alejado de la política".

Las fuerzas armadas, que dirigieron el país durante 16 meses entre la dimisión de Mubarak y la elección de Mursi en junio de 2012, no precisaron el tiempo de la transición.

Según el líder opositor Amr Musa, quien fuera canciller durante el régimen de Mubarak, ya han empezado las consultas para formar un nuevo gobierno, que tendrá "plenos poderes".