Última Hora

Internacional

Elecciones locales mexicanas también miden el violento poder del narco

Las amenazas, secuestros y asesinatos de candidatos han vuelto a impactar las campañas para las elecciones locales del domingo en México, las primeras de la presidencia de Enrique Peña Nieto...

AFP Agencia Hace 7/4/2013 1:01:00 PM

Las amenazas, secuestros y asesinatos de candidatos han vuelto a impactar las campañas para las elecciones locales del domingo en México, las primeras de la presidencia de Enrique Peña Nieto, en las que el narcotráfico no quiere perder esa vital cuota de poder, advierten expertos.

El domingo estarán en disputa 931 municipios -del total de 2.440 en México- y cámaras legislativas en 14 de los 32 estados, entre los que se cuentan los más azotados por el crimen organizado.

Estos comicios pueden no tener la trascendencia política de otras votaciones pero son definitivamente "los más importantes" para el narcotráfico, dijo a la AFP Raúl Benítez, experto en seguridad de la pública Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Los criminales tratan de comprar o amedrentar a los políticos locales para que les sean "leales", ya que su área de competencia es clave para "poder hacer negocios, para que se les facilite el tránsito" e incluso se les permita cobrar vacunas (extorsiones) a la población, expone Benítez.

Las elecciones locales también son vistas como una oportunidad para que las mafias se aseguren la protección de las policías locales, que en algunas zonas están muy infiltradas por la criminalidad.

"Podrían cambiar la mitad de los directores de policía. Estos pueden ser buenos o pueden ser malos, pero en ese cambio hay una oportunidad para los delincuentes de poner a alguien que les ayude o que al menos no les obstaculice", señaló a la AFP Arturo García Portillo, secretario de elecciones del opositor PAN (Partido Acción Nacional, conservador).

Arriesgando el pellejo
Desde su toma de posesión en diciembre, el nuevo gobierno de Peña Nieto (PRI, Partido Revolucionario Institucional) viene reportando una progresiva reducción de los asesinatos y otros crímenes, que se dispararon en México desde que en 2006 su antecesor, Felipe Calderón (PAN), decidió enfrentar a los cárteles con un amplio despliegue militar.

Sin embargo, la violencia ha vuelto a hacerse presente en las campañas electorales con al menos siete candidatos o familiares suyos asesinados y decenas de denuncias de amenazas, según recuentos de prensa.

En la mayoría de estas agresiones, que han afectado a todos los partidos, difícilmente se llega a confirmar si tienen detrás intereses de rivales políticos, y al final acaban siendo víctimas de la impunidad que rodea la violencia en México.

Jaime Orozco, un candidato a alcalde del PRI del municipio de Guadalupe y Calvo, en el norteño estado de Chihuahua, fue sacado de su casa por unos diez hombres fuertemente armados el 11 de junio, y al día siguiente fue encontrado su cadaver acribillado.

"No te metas aquí porque está tu vida de por medio", fue la advertencia que le dio un grupo armado a Mario Vázquez Robles, dirigente del PAN en el estado de Chihuahua (norte).

Tras varias amenazas, el PAN retiró su candidatura en dos municipios de Chihuahua, fronterizo con Texas (Estados Unidos), y otra en Sinaloa (noroeste) luego del asesinato de su coordinador de campaña. El izquierdista PRD (Partido de la Revolución Democrática) retiró candidaturas en siete municipios de Durango y otras en el también fronterizo Tamaulipas (noreste).

"En muchas zonas del país los candidatos están arriesgando el pellejo", alerta Alejandro Hope, exdirectivo del gubernamental Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen).

Pueblos a manos del narcotráfico
Hope subraya que esta clase de violencia se desata "cada vez" que hay comicios locales, como sucedió en 2010 con el asesinato del candidato del PRI a la gobernación de Tamaulipas.

No obstante, el experto aclara que el clima de inseguridad no es extensible a todo México y que se ha concentrado sobretodo en los estados del norte, los principales centros de operación y disputas entre cárteles como el de Sinaloa, el del Golfo o los Zetas.

En esas zonas "no es al ciudadano al que presionan sino a los candidatos, tratando de que no ganen, no hagan campaña, no se presenten. Tratan de imponer candidatos 'a modo'", señaló Roy Campos, presidente de la encuestadora Consulta Mitofsky.

En algunos municipios "los buenos candidatos no se postulan y el pueblo queda literalmente controlado por el narcotráfico", recalca Hope.

En estas condiciones, el riesgo puede provenir hasta de los propios compañeros. Los comicios del domingo incluyen la elección extraordinaria de un diputado del estado de Sonora (norte) porque el vencedor de esta misma elección en 2012 fue asesinado. Su suplente es el sospechoso de haber planeado el crimen y está prófugo.