Última Hora

Las denuncias de los revendedores son claras. Ellos insisten en que no tienen los recursos económicos para financiar grandes cantidades de entradas, pero aun así los culpan para desviar la atención y esconder a los “gatos caseros”, o altos funcionarios que facilitan los boletos que posteriormente se venden a precios elevados.

En la Federación de Fútbol todavía no hay ninguna denuncia formal sobre personas que faciliten las entradas a los revendedores. Lo que sí hay es una investigación abierta para establecer posibles vínculos.

Para eso, solicitaron a la Policía Municipal las copias de los boletos decomisados a los revendedores y también los invitan a denunciar para sentar las responsabilidades del caso.

El secretario de la FEDEFUTBOL solicitó una reunión con los encargados de Servimás para analizar el comportamiento de las entradas en los puntos de venta. Además, han rastreado el origen de algunos boletos junto a la empresa Specialticket, pero aseguran que no hay ninguna entrada a nombre de la federación, como han indicado algunos revendedores.

En total, se vendieron 28 mil entradas al público para el partido entre Costa Rica y Estados Unidos el próximo 6 de septiembre.

Alrededor de 6 mil boletos se utilizan como cortesía a los patrocinadores o se venden a otras empresas, pero las autoridades de la Federación insisten en que esos boletos no se pueden comercializar y en caso de que ocurra tomarán las medidas pertinentes.