Última Hora

Internacional

Los Hermanos Musulmanes perdieron el poder que habían esperado más de 80 años

Los Hermanos Musulmanes, que esperaron más de 80 años para dirigir Egipto, sólo lograron gobernar durante un año, como consecuencia de sus propios errores...

AFP Agencia Hace 7/4/2013 9:54:00 AM

Los Hermanos Musulmanes, que esperaron más de 80 años para dirigir Egipto, sólo lograron gobernar durante un año, como consecuencia de sus propios errores, pero también de la influencia que conservaron los militares que terminaron derrocándolos, según analistas.

Los manifestantes que expresaron su oposición a Mursi, expulsado del poder poco más de un año después de su elección a la presidencia, lo acusaban de querer instaurar un régimen islamista autoritario y de haber traicionado a la "revolución" de 2011, que obligó a Hosni Mubarak a renunciar tras tres décadas de permanencia en el poder.

Para la firma de inteligencia estadounidense Stratfor, "Mursi nunca logró tomar el control de la maquinaria gubernamental, en parte porque era políticamente débil, en parte porque los Hermanos Musulmanes no estaban preparados para gobernar y en parte porque los militares nunca abandonaron del todo" el poder.

"Los militares no querían que hubiera caos (...) Desconfiaban de los Hermanos Musulmanes y estuvieron muy felices de expulsarlos del poder", agregó en su portal de internet.

"Sí, es verdad que los Hermanos tuvieron éxito en las elecciones, que no estaban en condiciones de gobernar plenamente y que cargaron con la responsabilidad por problemas egipcios que son insuperables", estimó Nathan Brown en el portal de internet New Republic.

"Pero también es innegable que Mursi y los Hermanos cometieron casi todos los errores concebibles (...), como abalanzarse sobre el poder político o no lograr formar coaliciones", agregó.
"Sin lugar a dudas, la presidencia de Mursi es uno de los fracasos más colosales de la historia de los Hermanos", puntualizó.

Algunos de sus aliados también criticaron a Mursi y a los Hermanos por el modo en que dirigieron el país.

"El presidente se dejó estar. Su grupo (...) perdió todas las verdaderas oportunidades de constituir una base nacional que hubiera aislado a la contrarrevolución", estimó Mohamed Mahsub, un dirigente del partido Al Wasat.

"La dirección de los Hermanos tiene responsabilidad en esta caída", agregó.

Por su parte, Salman Shaikh, del centro de Doha del grupo de expertos estadounidense Brookings, estimó en Twitter que Mursi y los Hermanos Musulmanes "fracasaron completamente" y que "los egipcios pidieron un golpe de Estado militar".

La llegada de Mursi al poder había marcado un hito en la historia de los Hermanos Musulmanes, cofradía creada en 1928 que fue oficialmente prohibida en 1954 y luego relativamente tolerada durante parte del régimen de Mubarak.

En noviembre de 2010, un informe del departamento de Estado estadounidense había destacado que eran "sometidos a detenciones arbitrarias y a presiones de parte del poder".

A lo largo de su historia, la cofradía alternó periodos de oposición frontal y de colaboración con el poder, con un discurso que oscilaba entre la preconización de la creación de un Estado islámico y la promesa de respetar el pluralismo político.

El presidente Gamal Abdel Naser (1954-1970) arrestó a miles de miembros de los Hermanos Musulmanes, a los que atribuyó un intento de asesinarlo.

En 1956, empezaron a recibir ayuda financiera y militar de la CIA (Agencia Central de Inteligencia estadounidense), que procuraba debilitar a todos los gobiernos que contasen con apoyo de la Unión Soviética.

En 1971, el entonces presidente Anuar El Sadat proclamó una amnistía general que permitió a los Hermanos salir de la cárcel. Tras los acuerdos de paz de 1979 entre Israel y Egipto, ex Hermanos Musulmanes radicalizados mataron a Sadat.

Tras la caída de Mubarak, el movimiento dio la impresión de oscilar entre el enfrentamiento y la connivencia con el poder militar. También osciló en su acercamiento a los partidos laicos, defendiendo ante todo sus propios intereses.