Última Hora

Política

Abogado afirma que “no existe portillo” para permitir uniones entre personas del mismo sexo

Zamora señala que aunque el tema es necesario discutirlo (igualdad de condiciones para personas del mismo sexo) lo que puede existir con esta reforma es una duda interpretativa...

William Álvarez Hace 7/3/2013 4:30:00 PM

Una serie de debates se dieron en torno de la modificación del inciso “m” de la Ley de la Persona Joven aprobada por unanimidad en segundo debate el lunes por la noche, en la Asamblea Legislativa.

El abogado constitucionalista Fernando Zamora afirma que “no existe absolutamente ningún elemento del cual pueda deducirse que tal norma contradice el artículo 242 del Código de Familia”.

El artículo afirma que “la unión de hecho pública, notoria, única y estable, por más de tres años, entre un hombre y una mujer que posean aptitud legal para contraer matrimonio, surtirá todos los efectos patrimoniales propios del matrimonio formalizado legalmente, al finalizar por cualquier causa”.

Zamora señala que aunque el tema es necesario discutirlo (igualdad de condiciones para personas del mismo sexo) lo que puede existir con esta reforma es una duda interpretativa. “Valga recordar que ante cualquier duda interpretativa, la norma genérica se subordina frente a la norma específica. En este caso la norma específica que aclara cuáles son las uniones que el Estado costarricense legítimas es el artículo 242 del Código de Familia”.

Para el abogado en el momento que la reforma establece “"al reconocimiento, sin discriminación contraria a la dignidad humana, de los efectos sociales y patrimoniales de las uniones de hecho que constituyan de forma pública, notoria, única y estable, con aptitud legal para contraer matrimonio por más de tres años"; tendría validez alegando que las uniones civiles heterosexuales son discriminatorias de la dignidad humana.

De esta forma la reforma de la Ley de la Persona Joven no contradice el 242 del Código de Familia, simplemente es una enunciación genérica de la importancia de proteger la dignidad humana, comenta Zamora.

El abogado menciona que pese a que sea una demanda para igualar políticas de no discriminación, como parte de los convenios internaciones, aún “no existe ninguna jurisprudencia en materia de derechos humanos, que obligue a las naciones a instaurar las uniones de personas del mismo sexo”.