Última Hora

Hace poco más de un mes, una mujer de más de 70 años falleció en El Alto de Guadalupe. Cuando las autoridades judiciales llegaron, la señora estaba amarrada de manos y pies, y había sido víctima de un asalto.

Hace un par de días, un francés de 60 años que usaba muletas, fue encontrado también sin vida en su casa amarrado de pies y manos, y también víctima de un asalto.

Aunque son hechos aislados uno del otro, ambos dejan claro que la población adulta mayor es una blanco fácil para la delincuencia. La población de adultos mayores,  es muy vulnerable.

No solo por la edad y su contextura física, sino porque muchos de ellos viven solos y su falta de malicia permite que le crean a cualquiera con la intención de dar algún tipo de ayuda. Uno de los principales errores por el cual se convierten en víctimas del hampa.

Las autoridades hacen un llamado a las familias de adultos mayores, para que los asesoren y ayuden a desconfiar y contar las cosas que les ocurren para evitar hechos lamentables.